C.A.N.

Muchas veces ha jugado a reducir alguna expresión por sus iniciales. Es difícil luego descodificar, y más pasado un tiempo… Estos artículos (*} los estoy escribiendo el Día de Año Nuevo, por si da alguna pista.  Un día fatídico para los perros no tanto por el estreno del nuevo año, sino por los ruidos de la noche anterior, generados por cohetes y petardos, en la que los pobres canes no saben dónde meterse.

Pues como iba diciendo, esta mañana nos encontramos los paseadores de perros  y comentamos la noche pasada. Mi amable vecina estaba negra porque su chucho, asustado por un petardo, acababa de negarse en redondo a hacer cualquier tipo de necesidad que no fuese necesaria, fuera de casa. Y ella no podía esperar más pues comenzaba el C.A.N., que es justo lo que estoy oyendo yo al escribir estas líneas.

(*} En realidad, se los estoy dictando a la tableta, tras bastantes días de entrenamiento en los que, por fin, he conseguido hacerme entender sin demasiadas dificultades.

Smiley face

Fuente: wikipedia 

Anuncios

Las 4 R: reducir, reutilizar, reciclar y relamer. 

Hace quizá más de tres años que apareció un gatito a la puerta de la casa. Con el tiempo he sabido que se llama Tito, y que es un vecino del sexto. Me encantaba oírlo ronroneando a la misma frecuencia que el ventilador del Mac.

En este blog del mundo observado he borrado todas las entradas anteriores; respecto a Tito he de decir que me permitió observar el mundo con otros ojos de responsabilidad; por eso quizás, Tito, de nombre igual que mi tío favorito, se queda es simplemente el predecesor de Max, un perro gato que por él también se acomodaría en la mesa al lado del ventilador.

Hoy es Año Nuevo, del 17, un lugar en un espacio y un tiempo para empezar los empieces y para finalizar las finalizaciones. Lo importante es la escritura y la comunicación, igual que el fuego, el amor si no se comunica, se apaga. (Cita requerida)